22 de abril, Día de la Tierra: cuidémosla entre todos

22 de abril, Día de la Tierra: cuidémosla entre todos

Desde la Asociación de Bomberos Voluntarios presidida por Ricardo Arenas y el Cuerpo Activo y Escuadra de Reserva a cargo del Comandante Mayor Leonardo Curciarello, queremos ratificar el cuidado de nuestra Madre Tierra, donde claramente nos pide que actuemos como sociedad. Los océanos y ríos se llenan de plásticos y se vuelven más ácidos.

El calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, así como una temporada de huracanes en el Atlántico que ha batido récords, han afectado a millones de personas. Ahora nos enfrentamos al COVID-19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema. 

El 22 de abril se celebra el Día de la Tierra, una fecha que sirve para tomar conciencia de los problemas medioambientales y la contaminación, y que, desde años, también sirve para llamar la atención sobre las amenazas del cambio climático. Estamos a tiempo aún de evitar un escenario peligroso.

Los incendios forestales intencionales, son unos de grandes problemas que sufre la tierra, nuestro cuartel combate seguido este tipo de hechos, esto afecta mucho al ecosistema y no puede ocurrir, hay que tomar conciencia.

Pero sin dudas, este año lo que ocurrió en la Comarca Andina, en la Patagonia argentina, los incendios forestales dejaron en la ruina a siete localidades, Las Golondrinas, El Hoyo, Epuyén, El Maitén, Cholila, Cerro Radal y Lago Puelo fueron escenario de diferentes focos de incendio que, en unas horas, arrasaron con más de 250 casas y unas 15.000 hectáreas de bosque. Donde dejó un saldo de tres personas perdieron la vida.

Algo que nos queda como aprendizaje, es que la recuperación de la pandemia de COVID-19 ofrece una oportunidad de que el mundo emprenda un camino más limpio, ecológico y sostenible. Los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra. De la salud de nuestros ecosistemas depende directamente la salud de nuestro planeta y sus habitantes. Restaurar nuestros ecosistemas dañados ayudará a acabar con la pobreza, a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva.

Dato a destacar en el Día de la Madre Tierra:

Cuando el 22 de abril de 1970, por iniciativa del senador estadounidense Gaylord Nelson, se celebró por primera vez el Día de la Tierra –conocido en la actualidad como el “Día Internacional de la Madre Tierra”– la creciente contaminación atmosférica y el deterioro medioambiental, con sus impactos negativos en el planeta, empezaban a preocupar a un número creciente de personas (el movimiento ecologista daba sus primeros pasos), y con esa acción se pretendía crear una conciencia colectiva sobre ese problema, que todavía no estaba ligado al clima, pero que pronto comenzó a estarlo.

Fue en la década siguiente –en los años 80 del siglo pasado– cuando se empezó a hablar del calentamiento global y del cambio climático, lo que coincidió, además, con la detección del agujero de ozono en la Antártida, mezclándose ambas cuestiones. Comenzó a extenderse la idea de la fragilidad de los procesos que tenían lugar en la atmósfera, nuestra capacidad de alterarlos y la amenaza que eso podía representar para nuestra propia especie y el resto de seres vivos. En las celebraciones del Día de la Tierra se ponía cada vez más énfasis en la alteración climática y en la tendencia al alza que empezaba a mostrar la temperatura planetaria, en paralelo a nuestras emisiones de CO2 a la atmósfera.

Recordemos hoy más que nunca en este Día Internacional de la Madre Tierra que necesitamos un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta. Promovamos la  armonía con la naturaleza y la Tierra.